martes, 10 de diciembre de 2013

The Walking Gang


"Hay muchas razones para matar a un hombre, avaricia, lujuria, desesperación. El asesinato es a menudo pobre y egoísta. Se arrebatan vidas porque a alguien no le ha ido bien el día o porque la cena se sirvió tarde. Otras veces, no hay ninguna razón. Sólo por aburrimiento y por el alcohol de una noche de sábado. Para mí, sólo hay una razón que tiene sentido: no es que tus manos estén más limpias por ello, pero quizás puedas dormir mejor por las noches." Monólogos como este son soltados por la voz en off en "Mob City", la nueva creación de Frank Darabont (quien un día fuera el creador de "The Walking Dead").

"Mob City" fue estrenada el pasado miércoles 4 de diciembre con un episodio doble de una hora y media por la cadena TNT. Escrito y dirigido por el propio Frank Darabont, el episodio reunió una media de 2.29 millones de espectadores en USA.

A mí la verdad es que un director que es capaz de hacer una joya como "La niebla", ya tiene inmeditamente captada mi atención haga lo que haga. En este caso, Darabont nos presenta una historia de cine negro que se basa en los acontecimientos sucedidos entre el L.A.P.D y los gángsters en Los Angeles durante los años 40, basándose en el libro L.A. Noir: The Struggle for the Soul of America's Most Seductive City, escrito por John Buntin. Además, la serie tiene como protagonista absoluto a uno de esos tipos de moralidad más que dudosa que tanto nos gustan: el poli corrupto Joe Teague. Esperemos que sea uno más a añadir a la lista de nuestros malotes favoritos (Tony Soprano, Dexter Morgan, Don Draper, Walter White, etc.).


El episodio piloto contiene todos los ingredientes propios del cine negro: calles mojadas, tipos malos que llevan buenos zapatos y corbatas caras, tíos repeinados y engominados muy bien vestidos y que fuman sin parar, primeros planos de revólveres que tras disparar sacan un hilillo de humo, tiroteos en callejones, ajustes de cuentas en restaurantes, femmes fatales que saben más de lo que parece (en este caso no es rubia a lo Kim Basinger en "L.A. Confidential", o a lo Veronica Lake en cualquiera de los clásicos del cine negro, pero aún así resulta igual de inquietante). Todo ello nos es servido elegantemente al ritmo de una música Jazz que va sonando durante todo el episodio. Como dice un personaje en un momento de la serie "Los Angeles es una ciudad que parece una alfombra de estrellas, pero sólo si te la miras desde lejos".

Entre el reparto, mucho rostros conocidos, muchos ellos colaboradores habituales del universo Darabont. El protagonista Joe Teague, interpretado por Joe Bernthal (quien fuera Shane en "The Walking Dead"), Jeffrey DeMunn interpretando a Hal Morrison, el detective jefe de Teague (actor también visto en "The walking Dead" interpretando a Dale), Robert Knepper interpretando a uno de los malos malísimos de la función, el mafioso Sid Rothman (el actor fue conocido por su rol de Samuel Sullivan en "Prison Breack", con esa cara está claro que sólo puede hacer de malo), Edward Burns interpretando a Bugsy Siegel, gángster que ya fue interpretado por Warren Beatty en la película "Bugsy",  Milo Ventimiglia (que no se prodigaba por las series desde que fuera Peter Petrelli en la serie "Heroes"), interpretando al abogado Nex Stax, la femme fatale de la función es Alexa Davalos, interpretando a Jasmine Fontaine (la actriz aparecía en "La niebla") y finalmente tenemos como special guest star a Simon Pegg, actor cómico inglés fetiche del director Edward Wright, visto en pelis como "Zombies party", "Arma fatal" y ahora en cartelera con "Bienvenidos al fin del mundo".


El piloto realmente se toma su tiempo a la hora de presentarnos la historia y los personajes, lo que puede resultar algo pesado y lento, pero está claro que tiene muchos aspectos destacables. La ambientación del Los Angeles de los años 40 es exquisita, el vestuario, los coches, la reconstrucción de sus calles, el Jazz, la fotografía,... Me han gustado especialmente los flashbacks/flashforwards para presentarnos a algunos personajes. Por ejemplo, en una secuencia vemos a un chiquillo yendo hacia una taquilla de un cine y diciéndole a la taquillera "¡Deme todo el dinero que tiene en la caja!", cuando la taquillera se ríe de él por tratarse sólo de un niño, éste saca un bate de béisbol y se pone a darle golpes al cristal de la taquilla como un loco, de golpe la imagen se congela y nos dice algo así como "En 1947 ese niño será uno de los jefazos del crimen organizado de la Mafia de Los Angeles".



Como el ritmo es algo lento tendremos que esperar a ver cómo se van desarrollando la historia y los personajes. De momento, aunque el tema no sea uno de mis preferidos, por su creador y por algunos de los miembros del cast, yo seguiré dándole un voto de confianza a esta nueva serie para ver qué nos depara. De momento, avanzo que el episodio doble contiene una sorpresilla final que promete...

David




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada