martes, 16 de abril de 2013

Trauma Queen



Esta semana ha regresado a la parrilla televisiva del canal Showtime nuestra enfermera favorita, con “Nurse Jackie” en su quinta y tal vez última temporada, depende de cómo le vayan las cosas. La serie no se ha hecho muy conocida aquí en España, siendo emitida sólo por el canal de pago Calle 13. Por ese motivo me detendré en explicar su argumento para darla un poco a conocer.

La serie habla sobre la veterana enfermera Jackie Peyton (magistralmente interpretada por Edie Falco, que ya ganó el Emmy interpretando a Carmela, la mujer de Tony en “The Sopranos” y que repitió premio con esta serie). Jackie trabaja en el “All-Saints Hospital”, aunque ella tiene poco de santa, ya que guarda un oscuro secreto: comenzó a tomar analgésicos para calmar su crónico dolor de espalda, pero con los potecitos de Vicodines, le pasa como con las Pringles (“cuando hace pop...ya no hay stop”). Jackie está felizmente casada y con dos hijas, pero eso no le impide tener un tórrido affaire con Eddie, el farmacéutico del hospital, que satisface tanto su apetito sexual como su adicción a los calmantes. Falco te contagia su espitoso estado de ánimo con esos ojos siempre abiertos como platos y su mandíbula algo desencajada.

Pero aunque la serie se apoye mucho en el gran trabajo de Falco, hay un buen elenco de personajes secundarios que no se quedan atrás:

La Dra. Eleanor O'Hara: la mejor amiga de Jackie, que al principio le ayuda a guardar algunos de sus oscuros secretos. O’Hara hace gala de su elegancia británica paseándose por el hospital con sus estupendísimos y carísimos Manolo Blahnik, como si anduviera por la Quinta Avenida. 

O'Hara: “Si quieres evitar a las personas de tu pasado, te recomiendo que te mudes a otro país. A mí me funcionó.
(…)
Coop: Sé un par de cosas…
O’Hara: como máximo…

Zooey Barkow: la alegre estudiante de enfermería, súper inocente, el contraste perfecto para la astuta Jackie, siempre ataviada con batas de enfermera con ositos o florecitas, que parecen los pijamas de una niña de 7 años.
Zooey: “La única cosa que quiero hacer, además de ayudar a la gente, es no matarla.”
(…)
Zooey: “¿Qué pasa si se despierta y lo primero que ve es a mí vestida con mi bata de gatitos? Creerá que no me tomo en serio lo que le ha pasado.”
(…)
(Zoey y Jackie ante la llegada de un paciente con un cuchillo clavado)
Zoey: ¿Puedo por lo menos sacar el cuchillo?
Jackie: No, Zoey. Nunca quites un objeto extraño que sobresale de un paciente. El cirujano es quien hace eso, ¿entiendes?
Zoey: (suspirando) Pero es tan tentador….
(…)

Zoey: (super alegre) Hey!
Jackie: Por favor no me saludes cada vez que me ves, ¿vale? Una vez por semana es suficiente. De hecho, si te pasas cinco días sin decir hola, te compro una tarjeta de metro.

Dr. Fitch Cooper: el típico doctor guapito recién llegado, que sabe menos de medicina que las enfermeras y que padece el síndrome de Tourette, que consiste en una falta de control inhibitorio del cerebro que aparece sobretodo en momentos de nerviosismo o estrés, así que cuando “Coop” se siente nervioso o amenazado tiene reacciones reflejas inapropiadas, tales como agarrarles el pecho a sus compañeras de trabajo. 

Akalitus: Alguien se debe estar muriendo
Coop: Las enfermeras ya lo mantendrán con vida hasta que yo llegue. Ese es su trabajo.

Gloria Akalitus: la jefa de las enfermeras, que tiene nombre de enfermedad “chunga”, un personaje que comienza resultando algo antipático, pero que acaba ganándose nuestros conrazoncillos. 

Akalitus: “Me gusta esconder mi humanidad. O por lo menos mantenerla al mínimo.
(…)
Jackie: No me importa lo que diga esa gente. No eres una asquerosa cascarrabias.
Akalitus: ¿Quiénes son esa gente?
Jackie: Por esa gente quiero decir yo.

Thor: enfermero gay, siempre dispuesto a ayudar a Jackie. Aunque no os dejéis engañar por su nombre: poco tiene que ver con el super-héroe de la Marvel, a parte del color de pelo...

Mohammed de la Cruz (alias "Mo-Mo"): otro compañero de Jackie, que desa
pareció misteriosamente y sin dar ninguna explicación en la segunda temporada. Al parecer porque no le encontraron un buen hueco argumental al personaje, así que se lo cargaron sin ni siquiera inventarse una historia para justificar su desaparición.

La nueva temporada llega con la incorporación de dos nuevos rostros. Por un lado, tenemos a la Dra. Carrie Roman, que de momento tiene pinta de estirada (con una cara mezcla entre Nicole Kidman y Bree Van de Kamp), que podría ser el nuevo interés romántico de Coop y que, por lo poco que hemos visto, es bastante incompetente. Y por otro lado, tenemos al nuevo jefe de Trauma, llamado Ike, del que de momento sabemos poco, pero que tiene pinta de chunguete de barrio y que parece hacerle tilín a Jackie, aunque ya se verá. De momento, nos hemos despedido de la Dra. Eleanor O'Hara, que debido a su reciente maternidad, ha decidido regresar a Reino Unido (esperemos que cambie de decisión en el transcurso de los próximos episodios).

En mi opinión, "Nurse Jackie" tuvo unas brillantes dos primeras temporadas, pero bajó de ritmo en la tercera y cuarta temporada. Siempre es un riesgo tener como protagonista de una serie a personajes tan extremos y tan moralmente cuestionables como son Dexter, Walter White o nuestra enfermera Jackie, porque corren el peligro de desgastarse más rápidamente. Pero el comienzo de la quinta temporada, con la incorporación de los nuevos personajes y la marcha de las co-creadoras Linda Wallem y Liz Brixius, quizás le aporte nuevos aires frescos que le vendrán muy bien a esta serie.

David


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada