miércoles, 16 de octubre de 2013

El Seriátrico: El gran héroe americano (The Greatest American Hero)

Ha llegado el momento de sacar el DeLorean del garaje, llenarle el depósito de plutonio y poner en marcha su Condensador de Fluzo para regresar al pasado, concretamente a principios de los ochenta.

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No! Es un profesor de secundaria de tres al cuarto, escuchimizado y bastante patoso, a quien le ha tocado la papeleta de ser un superhéroe. Si es cierto lo que le dijo el tío Ben a Spiderman sobre que "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", creo que tío Ben debería haber hablado con Ralph Hinkley, el protagonista de esta serie, ochentera a más no poder, que con el paso de los años se ha convertido en una serie de culto.

La serie tuvo 3 temporadas entre 1981 y 1983, con un total de 43 episodios y narraba las aventuras de un profesor que un día decide ir de excursión con sus alumnos al desierto (lo típico...) y cuando están regresando, ya de noche, se les avería el "School Bus", que el propio profesor conduce (otra vez lo típico, vas de excursión y los profesores son los que conducen el autocar...). Así que el profesor (Ralph) tiene que dejar a los alumnos e ir a buscar ayuda. Así es como se tropieza con el agente del FBI Bill Maxwell, que también parece haberse quedado sin batería en el coche. Cuando están juntos, son sorprendidos por una nave especial muy a lo "Encuentros en la tercera fase", que les manda un mensaje a través de la radio del coche. Los alienígenas les ofrecen un maletín que contiene un traje con superpoderes, pero que sólo Ralph Hinkley podrá usarlo; si no lo usa en unos días, se autodestruirá... El traje viene con un manual de instrucciones pero, obviamente, Ralph lo pierde a la primera de cambio, por lo que se queda sin saber si el traje encoje si lo lava con agua fría, si lo puede mezclar con ropa blanca en la lavadora ...



Como hemos dicho antes, el protagonista absoluto era Ralph Hinkley, que al cabo de algunos episodios pasó a llamarse Ralph Hanley, debido al intento de asesinato contra el presidente Ronald Reagan perpetrado por John Hinkley Jr., aunque también podíamos llamarle Míster H, como hacían sus alumnos. El entrecomillado superhéroe fue encarnado por el ricitos de roro William Katt, un actor poco conocido, que tras la cancelación de la serie trabajó como el ayudante de Perry Mason en una serie de TV movies de los ochenta. A modo de guiño, no hace mucho hizo una apareción estelar en la serie "Heroes". El veterano actor Robert Culp (fallecido en 2010), interpretaba al siempre malhumorado agente del FBI, Bill Maxwell. Y la última pieza para completar el trío protagonista era Pam Davison, la abogada que llevaba el tema de la custodia del hijo de Ralph, tras su divorcio. Este personaje fue interpretado por Connie Selleca, que cuando la serie fue cancelada por la ABC, pasó a protagonizar el culebrón "Hotel" y que a fecha de hoy está prácticamente igual de joven que en aquel entonces (quizás es ella quien aquella noche en el desierto hizo un pacto con los alienígenas o con un muy buen cirujano plástico...). Como curiosidad decir que Kevin (el hijo de Ralph) sólo apareció durante la primera temporada; en la segunda sólo se le mencionó y en el tercera los guionistas parecieron haberse olvidado de él. Está claro que Kevin fue una mera excusa para comenzar un URST en todo regla entre Pam y Ralph, que acabaron pasando por el altar.

Resulta emblemático su traje rojo, esa especie de pijama que parecía que tuviera una minifalda que le tapaba el paquete a nuestro superhéroe (los de vestuario debían tener clarísimo que la serie se emitiría en horario infantil y supongo que se compadecieron del pobre William Katt, que bastante tuvo con lucir el esperpéntico atuendo, como para encima tener que ir marcando paquete o no marcándolo, no sé, desconozco sus cualidades...). Quizás reconozcáis el símbolo que lleva dibujado en el pecho de una de las muchas camisetas frikis que lleva Sheldon en "The Big Bang Theory". Pues bien, el estilizado traje le daba un sinfín de poderes a nuestro protagonista: volar (aunque no aterrizar, que se pegaba cada tortazo que no veas...), visión de rayos X, superfuerza, invisibilidad, telequinesia, podía convertirse en el increíble superhéroe menguante, o incluso a veces desarrollaba poderes en un episodio que no volvían a aparecer nunca más (como su supermagnetismo).

Todo ello lo pudimos ver en televisión a través de unos efectos especiales de muy baja calidad. Tengamos en cuenta que estamos hablando de la era predigital y que el presupuesto que se destinaba a las producciones para la televisión de los años ochenta no es el que se invierte actualmente en este sector. Así podíamos ver a Ralph atravesando paredes de porexpan como si fueran de cemento; le podíamos ver "volando" con su cuerpo superpuesto sobre fondos previamente grabados, como si hubiera sido recortado con tijeras de un fotograma y enganchado con pegamento y medio sobre otro fotograma. Creo que hoy se pueden conseguir efectos especiales de mejor calidad con el Movie Maker de Windows...

En el transcurso de la tercera temporada, Warner Bros puso una demanda contra los creadores de la serie por sus similitudes con Superman. Finalmente, WB perdió el pleito, pero dicha demanda y la bajada de las audiencias debido a la llegada de una nueva serie que encantó al público ("The Knight Rider/ El coche fantástico"), llevaron a la cancelación de la serie. En 1986, se intentó retornar al mito, creando un spin-off llamado "La gran heroína americana", pero fue tan cutre que no pasó del piloto. Desde entonces, muchos han sido los rumores sobre una posible película basada en la serie, como se ha hecho recientemente con otros éxitos de los ochenta como "El equipo A", pero de momento todo ha quedado en eso, en rumores.

La verdad es que la serie nos trae un montón de recuerdos a toda una generación de niños que se iba a la cama después de que Casimiro dijera aquellas palabras de "¿Qué ven mis ojos? Niños, pequeñuelos, personas diminutas y aún levantados...". Niños a los que sus mamás les rociaban el pelo con limón en verano para que su cabellera luciera rubia como la del protagonista de esta serie. Niños que les pedían a sus hermanos mayores que les lanzarán al agua en la piscina con mucha fuerza para simular los aterrizajes forzosos de Ralph (alias "El gran héroe americano"). Niños que verano tras verano tenían que revivir la muerte de Chanquete, para aprender la dura lección de la vida de que la gente mayor llega un momento que se muere. Niños que saben que ver películas con rombos es malo!

Para aquellos de mi generación que quieran tener una regresión a su infancia, aquí os dejo el vídeo de la intro de la serie con la pegadiza canción "Believe It Or Not":



David

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Y tanto! Grandes recuerdos de toda una época :)

      Muchas gracias por pasarte por el blog ;)

      Saludos!

      Eliminar
  2. Maravillosa serie me encanta gracias

    ResponderEliminar