domingo, 22 de septiembre de 2013

Downton Abbey vuelve a abrir sus puertas

Preparad unos cuantos paquetes de kleenex porque regresa el drama británico Downton Abbey, y los vamos a necesitar después del cliffhanger de la tercera temporada en la que (SPOILER) Mathew Crawley sufría un accidente de coche, así que esta cuarta temporada se centrará sobre todo en el luto de Lady Mary.



Además del actor Dan Stevens (Mathew), que abandona la serie para dedicarse a otros proyectos, también nos dirá adiós Siobhan Finneran (la nada simpática doncella Sarah O'Brian), y todo esto cuando aún no nos habíamos recuperado de la pérdida de Lady Sybill (Jessica Brown Findlay). Pero no os preocupéis porque esta cuarta temporada tendrá nuevos personajes y esperamos que nuevos URST también.
Para empezar, un amigo de la infancia de Lady Mary regresará a sus vidas, su nombre es Lord Gillingham (Tom Cullen) y es bastante más guapo que Mathew, todo hay que decirlo, aunque no sé si sabrá poner esa cara de cordero enamorado que ponía Dan Stevens... 


De todas formas Lady Mary tardará mucho tiempo en recuperarse, hasta ignorará a su bebé a pesar de los esfuerzos de todos para que retome las riendas de su vida con su hijo. Su abuela le dirá "Ante tí tienes una sencilla decisión que tomar. Deberás elegir entre la vida o la muerte", pero Lady Mary no está tan segura de querer elegir la vida, es decir, su hijo.


La temporada retomará la historia 6 meses después de su pérdida y, teniendo en cuenta su profunda pena y que es una serie con 8 episodios más un especial de Navidad, no sabemos si sucederá algo entre Lord Gillingham y ella, pero sí esperamos que esta temporada Lady Mary termine recuperada de su pesar.


Otro personaje que se unirá a la serie es Jack Ross (Gary Carr), un músico de jazz americano, la excusa perfecta para hablar del racismo en la sociedad británica de los años 20. Además de otros nuevos personajes, aparecerá como artista invitada la soprano neozelandesa-irlandesa-maorí Kiri Te Kanawa, que según ha comentado el productor ejecutivo Gareth Neame, su actuación redujo a lágrimas a todo el reparto, así que quizá en vez de kleenex debemos buscar una barcaza y unos remos a este paso.


¿Y por qué vamos a ver una serie tan emotiva que nos hace llorar a cada momento? Pues por eso precisamente, no veas lo relajante que es echar unos lagrimones romanticones, ver cómo los ricos también sufren y que en realidad siempre acabará bien la historia. Además, no podemos negar que esta serie está muy cuidada y ha recibido muchos galardones tanto por su calidad (Premio Emmy a mejor miniserie de TV y otro a mejor guión de miniserie) como por su reparto y tiene un buen índice de audiencia tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos (no sé si recordaréis que en Iron Man 3, cuando Happy Hogan se queda en coma le dejan puesta la tele para que pueda ver Downton Abbey, su serie preferida). Os dejamos pues con el trailer de esta esperada cuarta temporada:


Naiara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada