lunes, 30 de junio de 2014

Californicando

Tras siete años californicando con todas las señoritas de Los Angeles de la mano de David Duchovny y su alter ego, el sinvergüenza, mujeriego y escritor en sus ratos libres, Hank Moody, ayer domingo la serie "Californication" de la cadena privada Showtime llegó a su fin. El New York Times se refirió a ella como "la venganza masculina a 'Sex and the City'", yo personalmente les encuentro poco en común, a parte del sexo como tema constante y la presencia de Evan Handler, que aquí interpreta a Charlie Runkle, el agente de Hank


La serie nos vino de la mano de un creador primerizo llamado Tom Kapinos, que sólo tenía en su currículum haber trabajado como guionista de la serie "Dawson's Creek" y sobre todo con un atractivo protagonista (el ya mencionado Duchovny), que hacía ya 5 años que había guardado la placa del detective Fox Mulder en un cajón y que con esta serie regresaba a la televisión con un papel hecho a su medida, y que respresentaba un giro radical en la imagen que todos teníamos del actor. Así se nos presenta a un escritor en plena crisis creativa, que tiene como mayor premisa en su vida el carpe diem, hacer lo que quiera sin importarle las consecuencias y sobre todo sin tomarse la vida demasiado en serio, yendo de fiesta como si fuera una estrella de Rock, sin por ello dejar de amar a su fracturada familia, formada por Becca (su hija) y Karen (maravillosa Natascha McElhone), tanto como ama las minifaldas de mínima extensión insinuando las curvas de una bella mujer de California.


Hank es el hombre que todos querríamos ser y a la vez el que todas las mujeres quisieran poseer (y sí, me refiero sexualmente, por supuesto...). Con su encanto podría hacer que una monja se sacara una teta para llamar su atención, vaya por donde vaya las mujeres caen rendidas a sus pies. ¿Y cuál es el secreto de su éxito? ¿Su forma de vestir? Lo dudo, ha vestido con el mismo outfit durante casi las siete temporadas de la serie: unos vaqueros gastados y una ajustada camiseta negra. ¿Es porque es alguien con el que se puede tener una conversación seria y profunda? No creo, Hank se burla de todo y de todos, incluso de sí mismo, es un chaval que se niega a crecer. A pesar de estas razones o a causa de ellas, Hank resulta irresistible. Y es que Hank tiene la seguridad de esos tipos a quienes no les importa un rabo lo que piensen de ellos, que va por la vida sabiendo que puede comerse el mundo si quiere, y que si no lo hace es porque en ese momento no le apetece. A veces podríamos decir que tiene el encanto de los perdedores, porque aunque desprende seguridad, también vemos en él una tristeza casi tangible, que hace que sintamos una extraña ternura hacia él, aunque sepamos que se está equivocando y que se está comportando como un auténcico cabrón.


Una de las grandes bazas de la serie han sido sus inteligentes diálogos, la gran estrella de la función (Duchovny), con su ingeniosa y avispada lengua y su creativa y despierta mente (para algo es escritor...), nos ha soltado algunos de los mejores one-liners de la televisión actual, incluso la prensa se ha referido a algunas de sus expresiones como "hankismos". Aquí os dejo algunas de sus sabias palabras:

- Un par de cosas que he aprendido en mis viajes durante esa loca cosita llamada vida. La primera es que una mañana de vergüenza es mucho mejor que una noche de soledad.

 -  Eso que hicimos no fue sexo, fue poesia al desnudo.

Es posible que anhelar algo sea mejor que llegar a tenerlo. He oído decir que la satisfacción es la muerte del deseo.

-Soy escritor, no practicante.



Pero no es Hank Moody todo lo que reluce en esta serie. Otro de sus elementos brillantes es la relación entre Hank y Karen, un URST en toda regla. Está clarísimo que estos dos se quieren, se entienden, se adoran, pero Hank parece tener la inoportuna habilidad de fastidiarlo todo cuando se están empezando a acercar de nuevo. Es la técnica de guión más vieja del mundo, dos que se quieren locamente, pero no pueden estar juntos, pero por algo es la más antigua, porque todavía funciona como el primer día. La química entre estos dos traspasa la pantalla de tu ordenador, de tu televisión, de tu móvil o de lo que sea por donde veas las series que sigues. Y si no me creéis, mirad/leed la declaración de amor de Hank a Karen:

"Querida Karen,

Si estás leyendo esto, significa que finalmente he reunido el coraje para enviarla por correo (...) No me conoces muy bien, pero si me dejas continuar verás que tengo una tendencia a hablar y hablar sobre lo difícil que me resulta escribir. Pero esto... esto es lo más difícil que he tenido que escribir nunca. No hay una manera fácil de decir esto, así que voy a decirlo: he conocido a alguien. Fue un accidente, no lo estaba buscando (...) Ella dijo una cosa, yo dije otra ... Y al poco tiempo supe que quería pasar el resto de mi vida metido en esa conversación. Ahora tengo este sentimiento en mi interior; ella podría ser la persona. Está completamente loca de una manera que me hace sonreír (...) Ella eres tú, Karen ... Esa es la buena noticia. Lo malo es que no sé cómo estar contigo en este momento, y eso me acojona. Porque si no estoy contigo ahora, tengo la sensación de que nos perderemos por ahí. Es un mundo feroz lleno de baches, la gente tiene la habilidad de parpadear y perderse los momentos. Esos momentos en los que podría haber cambiado todo... No sé lo que está pasando entre nosotros y no puedo decirte por qué deberías estar interesada en mí. Pero te diré que hueles endiabladamente bien, como a hogar, y que haces un excelente café, y eso tiene que contar para algo, ¿no? Llámame.

Infielmente tuyo,

Hank
Moody"


En el fondo ésta es una serie sobre el amor, porque a parte de la de Hank y Karen también tenemos la del profundo amor que sienten Hank y su agente (Charlie Runkle), casado con otro personaje que me encanta (Marcy, a quien Hank habitualmente llama "Pitufa" o "Pitufina", debido a su corta estatura). Vendrían a ser la versión masculina de Meredith y Cristina de "Grey's Anatomy". Charlie Runkle el inseparable amigo de Hank, su Sancho Panza, siempre dispuesto a echarle una mano y a combatir a todos los molinos de viento que cual gigantes amenazadores intenten ponerle las cosas difíciles a su colega.


 Por encima de todo, y aunque a veces Hank tenga una curiosa manera de demostrarlo, ama a su hija (Becca), de manera incondicional e irracional como sólo se puede amar a un hijo. Becca es un bicho raro, y eso la convierte también en un personaje muy interesante. Dejaré una vez más que hable Hank en una de sus cartas (en este caso a Becca) para que os hagáis una idea clara de cómo es su relación:

"Tengo que confesarte algo: no me gustaste mucho al principio, eras sólo esa pequeña y molesta massa amorfa. Olías bien, la mayor parte del tiempo, pero no parecías tener mucho interés en mí; y eso, por supuesto, me pareció algo insultante. Erais tu madre y tú contra el mundo, resulta divertido cómo algunas cosas no cambian nunca. Así que yo permanecí a vuestro lado, haciendo el tonto, sin entender realmente cómo ser padre te cambia. No recuerdo el momento exacto en que todo cambió, sólo que sucedió (...) Quererte ha sido la experiencia más profunda, intensa y dolorosa de mi vida (...) Como padre, hice la promesa silenciosa de protegerte del mundo, sin darme cuenta de que era yo el que iba a terminar haciéndote daño. Cuando viajo mentalmente al futuro se me rompe el corazón, sobre todo porque no puedo imaginarte hablando de mí con orgullo (...) Tu padre es noble de pensamiento, pero débil en sus actos."

La serie ha tenido el final que todos esperábamos, no lo revelaré para que ninguna de las personas que no lo ha visto aún se me enfade, pero nos ha ofrecido lo que estabamos buscando. No ha arriesgado, pero ha seguido siendo un episodio bien escrito, con una increíble química entre sus personajes protagonistas.Y l@s fans de David Duchovny, no estéis tristes, que volverá a la pequeña pantalla en el 2015 con la serie "Aquarius", de la que ya os daremos más detalles más adelante.

David

2 comentarios:

  1. Es curioso, a mí me encantó la serie, pero esperaba más de su final. Hank Moody por su personaje sólo podía tener dos finales: y justamente se fueron por el más predecible.

    Eso sí, puedo añadir que es una pena que haya terminado, desde que comencé a ver Californication, vi más que tetas, culos, drogas y aventuras, vi una serie completa con personajes que sentías como propios y que animaban a comprarse un porsche y rodar con el sol de California tras de ti.
    Vi amor, risas y momentos intensamente tristes, en definitiva creo que vi una de las mejores series de mi corta vida.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas martincx!

      La verdad es que, en mi opinión, la serie estaba endiabladamente bien escrita y dio con unos personajes muy bien dibujados. Cierto es que tvo sus altos y bajos y que quizás fue prolongada en exceso, pero yo me quedo con los buenos momentos que nos ha dado. Me alegra ver a otro seguidor de la serie tan entusiasta como yo, porque tampoco conozco muchos ;)

      Muchas gracias por pasarte por el blog y comentar.

      Saludos!

      Eliminar